Manteca de Karité

18,00

(2 Opiniones de clientes)

La Manteca de karité de Arboleda contiene una extraordinaria combinación de extractos naturales, aceites vegetales y aceites esenciales de origen ecológico. Nutre, repara y protege las pieles más castigadas. Tiene una formulación con un 100% de ingredientes naturales y un 99,55% de ingredientes ecológicos como la centella asiática, manzanilla, caléndula, lavanda y geranio. Es un bálsamo natural que trata las pieles más secas y las más delicadas con psoriasis, dermatitis, eccemas, piel atópica o irritada.

Los efectos de este tratamiento se notan de forma inmediata: hidrata, nutre en profundidad y calma la piel. Además, se van notando de forma gradual: consigue una piel regenerada, hidratada, nutrida y elástica. Y lo más importante, el aspecto de la piel va mejorando, viéndose más saludable. Es una manteca apta para rostro y cuerpo.

Perfume natural. Es una de las razones que la hace única, su increíble aroma a geranio y lavanda, ¡Te encantará!

Envase sostenible de vidrio y aluminio | 120 ml

LA MANTECA DE KARITÉ TE ENCANTARÁ PORQUE…

⋅ Hidrata y repara la piel seca o castigada con dermatitis, eccemas, psoriasis, piel atópica o irritada. La Manteca de Karité de Arboleda aporta los mejores activos naturales regenerantes como la centella asiática, manzanilla, caléndula y lavanda. Además, calma la piel, aliviando los picores o molestias.

⋅ Incrementa la retención de agua y la hidratación subcutánea combinando el complejo de los activos naturales y ecológicos empleados en su rica formulación.

⋅ Piel de seda. Consigue una piel suave y con una textura uniforme con la Manteca de Karité.

 

 

ACTIVOS NATURALES

Manteca de KaritéManteca de Karité

Tiene un gran poder de hidratación y nutrición que mejora la elasticidad de la piel, a la vez que la repara y la regenera gracias a su contenido en vitamina F. Además, la manteca de karité calma la tirantez característica de la piel seca y la nutre en profundidad dotándola de mayor suavidad. Es un excelente agente curativo y eficaz contra eccemas, dermatitis, psoriasis, piel atópica o piel muy seca.

Además, posee propiedades antinflamatorias, consiguiendo relajar la zona. Su efecto es acumulativo y después de un tiempo, la piel es capaz de retener agua en mayor grado y retrasar su deshidratación.

Aceite de Coco virgen

Las pieles con eccemas, dermatitis o psoriasis tienen menos capacidad para mantenerse hidratadas. Por fortuna, el aceite de coco contiene ácidos grasos que protegen la barrera cutánea para evitar que pierda su humedad natural, muy similar a la manteca de karité. Además de esto, también se encarga de preservar el colágeno y la elastina de nuestra piel, haciéndola mucho más elástica y flexible.

Aceite de Sésamo

El aceite de sésamo es un excelente regenerador de la piel y muy útil para tratar la dermis dañada. Además, aporta hidratación y nutrición a las capas más profundas de la piel, gracias a su fácil aplicación y penetración. Contiene antioxidantes muy beneficiosos para la piel que hacen que el envejecimiento celular sea más lento.

Aceite de Jojoba

Contiene compuestos oleosos, como las ceramidas, que contribuyen a mantener la piel hidratada y sana. Además, está compuesto por lípidos que se destacan por reducir la pérdida de agua transepidérmica.

 

Aloe Vera

Es un potente cicatrizante y regenerador: gracias a la enzima lignina, penetra en la piel hasta 3 veces más que el agua, por lo que es especialmente útil para regenerar los tejidos y, por lo tanto, ayuda a cicatrizar de forma más rápida. Combate las irritaciones y la dermatitis, estimulando y fortaleciendo las fibras de colágeno y elastina. Posee un gran poder antinflamatorio y calmante.

Aceite esencial de Lavanda

La Lavanda tiene excelentes propiedades calmantes y antinflamatorias, por lo que es muy eficaz para combatir problemas dérmicos como la dermatitis, irritaciones o psoriasis. Mantiene la piel saludable, porque posee un alto poder regenerador, reconstruye nuevos tejidos. Contribuye a conservar el «film» hidrolipídico de la piel que, es fundamental para mantener el grado de hidratación cutánea. Se le atribuyen efectos dermoprotectores. Su olor es una de las notas salientes del aroma de la Manteca de Karité.

Aceite de Caléndula

El aceite de caléndula posee un gran poder cicatrizante y antiséptico, además de regenerar la piel y producir colágeno, por lo que es muy recomendable para curar heridas, tratar cicatrices, pies y manos agrietadas, pieles quemadas o con acné, úlceras bucales y eccemas.

Manzanilla

Es un aceite esencial exquisito por su gran propiedad antinflamatoria y calmante, trata los eccemas, la dermatitis, la psoriasis, las erupciones cutáneas y otras afecciones que causan inflamación de la piel. Reduce la irritación en la piel y alivia los picores tan incomodos. Reduce el enrojecimiento en la piel característico de las irritaciones.

 

Bálsamo naturalCentella Asiática

Es una planta medicinal con diversos beneficios para la salud, entre ellos, principalmente, contribuye a potenciar la producción de colágeno, la proteína que interviene en la piel. Es un inhibidor de la producción de melanina, atenúa la pigmentación de las manchas o marcas en la piel, consiguiendo un rostro con tono uniforme. Mejora la hidratación de la piel, renueva los tejidos y retrasa la aparición de arrugas.

Angélica

Es un inhibidor de la producción de melanina, ayuda a iluminar la tez haciéndola más uniforme y actúa al reducir la visibilidad de las manchas oscuras.

Extracto de Romero

El romero posee una infinita cantidad de nutrientes que te ayudan a recuperar las principales funciones que hacen ver a la piel saludable, como lo son la elasticidad y la firmeza. Posee propiedades antiinflamatorias.

Contiene antioxidantes que ayudan a retrasar el envejecimiento de la piel y promueven la regeneración celular, por lo que también se puede usar para tratar afecciones de la piel como eczemas, dermatitis y psoriasis.

Aceite esencial de Geranio

Es un potente regenerador celular, combate el envejecimiento, estimulando la producción de colágeno, lo que permite rellenar las líneas de expresión y arrugas. Aporta flexibilidad y elasticidad a la piel, dando como resultado un rostro con aspecto «jugoso». Consigue una piel reafirmada y tersa. Su aroma es uno de los que más predominan en la Manteca de Karité.

MODO DE EMPLEO
Calentar una pequeña porción de Manteca de Karité en la palma de la mano y aplicar sobre la piel con suaves movimientos hasta su total absorción. Repetir este proceso una vez al día, preferiblemente por la noche.

Mantener en un lugar seco y fresco para su mejor conservación.

Para pieles con dermatitis, eccemas o psoriasis, alternar la Manteca de Karité Bio con el Oleum Sensitivo, ¡El resultado es inmejorable!

INGREDIENTES

Butyrospermum Parkii Butter*, Cocos Nucifera Oil*, Sesamun Indicum Seed Oil*, Simmondsia Chinensis  Seed Oil*, Aloe Barbadensis  Leaf Juice*, Lavandula Angustifolia Oil*, Calendula Officinalis Flower Extract*, Chamomilla Recutita Flower Extract*, Centella Asiatica Extract, Angelica Archangelica Root Extract*, Rosmarinus Officinalis  Leaf Extract*, Helianthus Annuus Seed Oil*, Pelargonium Graveolens Oil*, Linalool**,Limonene**,Geraniol**,Citronellol**, Citral**.

*Ingredientes Ecológicos
**Componentes Naturales de los Aceites Esenciales

OPINIONES

2 reviews for Manteca de Karité

  1. CARMEN

    Es fantástica!!!
    Mis amigas me preguntan que me doy en la manos….ja ja ja

  2. Ana .D.

    me encanta
    hidrata en profundidad y la piel se queda jugosa además tiene una textura fantástica y su aroma es exquisito ¡me tiene enamorada!

Agrega una reseña

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0
0 item
MI CARRITO
Carrito Vacío
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?